Cap d’any

Se acaba el año y aprovechando esto del cambio de fecha en nuestra última reunión hemos hecho un poco de repaso de lo que talleres pasados y de lo que nos apetecía para el 2017.

En primer lugar hemos hablado de un posible nuevo proyecto: un fanzine dedicado a huelgas salvajes y pequeños sabotajes de la vida diaria. La inspiración sería el texto de Raoul Vaneigem De la huelga salvaje a la autogestión generalizada, que incluye un relato inspirador de los sabotajes en la fábrica de Lordstown de General Motors en el 72. Pero también esos pequeños robos de tiempo, material, inspiración… dentro de nuestros puestos de trabajo a diario, y otras rebeliones y huelgas como la histeria, las mujeres que con sus “enfermedades” hacen imposible desarrollar el único rol que se les permitía: el de esposa/madre. “El rol de enferma de la mujer […] es una forma pasiva de resistencia contra el sistema de expectativas sociales organizado en torno a su sexo, tanto el producto como la denuncia de esa cultura” (Carroll Smith-Rosenberg).

Buscando más información sobre la huelga salvaje, la histeria, feminismos y matrimonio, hemos llegado a un interesante libro de Carmen Boullosa, La salvaja,donde la autora “asume conscientemente la máscara de la histeria como un lugar para la elaboración de un discurso subversivo” (en palabras de Mariana Suárez).

La salvajaEl fuego otra vez,
¿No lo ven?
¡No lo ven! Es el fuego.
Les parezco una mujer sentada.

Cuando escribo esto es porque
la rota bestia
la salvaje que soy
yo
por los aires
me he ido.

Esta coincidencia nos ha dado el título de nuestro fanzine y del blog en el que iremos reuniendo textos e imágenes, La salvaja.

El tema de la histeria nos ha conducido como muchas otras conversaciones al de la violencia obstétrica, otro ejemplo de cómo el saber patriarcal, especialmente en la forma de “la medicina”, primero nos ignora, después nos objetualiza y nos infantiliza y, finalmente, nos culpabiliza. Hemos compartido relatos que nos confirman que no son hechos aislados, sino un conjunto de violencias que todas hemos sufrido en el ginecólogo, en el hospital, en momentos en los que, como pacientes, éramos o nos sentíamos extremadamente vulnerables.

Respecto a esto, estos días ha salido una campaña sobre la prohibición en todos los casos de abortar para las mujeres de El Salvador, donde tienen que abortar clandestinamente usando una aguja de crochet.

Calala: Esto no es un ganchillo

Desde Calala Fondo de mujeres cada año, sobre estas fechas, lanzan una campaña de recaudación de fondos para apoyar a grupos de mujeres de base que luchan en defensa de los derechos sexuales y reproductivos en Centroamérica, una de las regiones más restrictivas y violentas en materia de aborto y derechos de las mujeres.

Entre estas y otras herstorias, xocolata desfeta y demás, algunxs ya hemos acabado la bufanda/capucha y pensamos si seguir con algo más. Alejándonos un poco de estos usos paralelos del ganchillo, hemos compartido estas imágenes, de reutilización de tapetes de crochet y servilletas, estas pequeñas piezas de increíble trabajo, muchas veces heredadas y con las que tal vez unx no sabe qué hacer. No estarían mal de cara a los curiosos que desde el Calaix de la vergonya se asoman al Centro Social.

Cortines de ganxet

Cortina patchwork ganxet

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s